Qué dice Jesús sobre la oración (3)

Qué dice Jesús sobre la oración (3)

Como hemos ido diciendo, para una oración cristiana auténtica es esencial conocer y meditar las enseñanzas de Jesús sobre la oración, que los discípulos escucharon, conservaron y entregaron a las comunidades cristianas, y que han sido vividas por los creyentes hasta que se depositaron en el Evangelio. Seguimos considerando estas enseñanzas.

“Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, lo haré.” (Jn 14, 13)

Orar es también pedir a Dios todo lo que necesitamos, y pedirlo en el Nombre de Jesús. Como supongo que tienes claro que no se trata de "magia" ni de escribir una "carta a los Reyes", comentamos un par de aspectos a tener en cuenta.

En primer lugar, pedir en el Nombre de Jesús supone también, y sobre todo, tener los mismos sentimientos y pensamientos que Jesús. Por lo tanto, mucha atención: oramos para conseguir hacer la voluntad de Dios, no para que Él haga la nuestra. En la oración, Dios nos concede el don de transformarnos, poniéndonos en sintonía con su voluntad. Si oramos con esta actitud, ya somos escuchados. Por eso ya hemos dicho alguna otra vez que pedir lo que necesitamos no tiene que coincidir necesariamente con lo que queremos.

Y en segundo lugar, esta actitud pide creer, porque todo es posible para quien tiene fe. Y porque Dios, a través de Jesucristo, tiene el poder de realizar infinitamente más de lo que podamos pedir o imaginar (lee la carta a los Efesios 3, 20).

1. Hago silencio en mi interior...

2. ...siento que estoy en la presencia del Padre...

3. ...y le pido que me conceda lo que realmente necesito... Lo puedo ir repitiendo, al ritmo de la respiración... (concédeme lo que necesito...)

4. Si mantengo esta actitud, con la atención sólo pendiente de mi respiración, que acompaña la petición, seguramente iré siendo consciente yo también de lo que realmente necesito (me guste o no), y me llenaré de ello. Será después, en mi vida, donde iré experimentando que es cierto. ¡Y quién sabe si no experimentaré aún más dones recibidos de los que podía imaginar!