Orar con Jesús

Orar con Jesús

Sí, esa es la propuesta. Tomamos frases del Evangelio en las que Jesús se dirige al Padre, y esas mismas frases pueden servir para nuestra oración personal, según nuestra situación y momento vital. Frases repetidas conscientemente, y, como hemos dicho más de una vez, sin prisas ni urgencias, pero sí con convicción. Y no como un mero ejercicio mental, sino procurando que toda mi persona, todo mi cuerpo, intervenga en esa invocación. Dirigiéndome al Padre con Jesús y como Jesús, sabiendo que el Espíritu me mueve a la oración y me ayuda a elegir la frase que más me conviene.

a.    “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las revelaste a los niños”. (Mt 11, 25)

b.    Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: “Padre, gracias te doy por haberme escuchado”. (Jn 11, 41)

c.    “Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros somos uno”. (Jn 17, 11)

d.    “No ruego que los apartes del mundo, sino que los guardes del mal”. (Jn 17, 15)

e.    “Que todos sean uno; como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste”. (Jn 17, 21)

f.     “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieres”. (Mt 26 39)

g.    “Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad”. (Mt 26, 42)

h.    Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. (Lc 23, 34)

i.    (Y no olvides la oración del Padre nuestro…) (Lc 11, 2-4)



1. Hago silencio en mi interior...

2. ...siento que estoy en la presencia del Padre y pido al Espíritu que me ayude en la elección de las palabras que quiero invocar.

3. Repito alguna de las frases, conscientemente; puedo hacerlo al ritmo de mi respiración, de manera que toda mi persona, todo mi cuerpo, intervenga en la oración. Y mi interior se va llenando de los sentimientos que me evoca la frase que voy invocando…