Medito la paraula

Tener celo por tu Templo... Pero, quizás nos olvidamos que no habitas entre paredes de ladrillos, olvidamos que prefieres residir en el corazón de cada ser humano. A menudo, lo olvidamos…

Podríamos revisar cómo son nuestras relaciones con los demás:

¿Respetan el templo de Dios? ¿Qué sentido dan a mi vida?