Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Ciclo B- III Domingo de Cuaresma

Imatge relacionadaLa Palabra

Evangelio Jn 2,13-25

NARRADOR: Hoy os contaré cómo Jesús echó a los que vendían en el templo.

NIÑO 1: ¿Como los echó? ¿Habló con ellos?

NARRADOR: Escuchad. Se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes.

Les tiró las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo:

JESÚS: Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.

NARRADOR: Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora». Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:

JUDIOS: ¿Por qué haces esto?

JESÚS: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

JUDIOS: Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?

NIÑO 2: ¿Cómo iba a hacer eso?

NARRADOR: Pero él hablaba del templo de su cuerpo.

NIÑO 1: Ya entiendo, él no decía un edificio, si no él. Él está con nosotros y no necesita edificios.

NARRADOR: Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y creyeron a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús. Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba a ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.

Explicación

Jesús se enfadó mucho con los vendedores porque habían transformado el templo de Jerusalén en un centro comercial, los que hacían cambio de monedas y aprovechados, y les dijo, tirando las coses por el suelo, que para estar con Dios no hace falta un Templo, solo hace falta la oración sencilla y confiada en Dios.


Oración

Perdona, Señor,

porque hago un mercado de la casa del Padre…

cuando voy a Dios solo cuando lo necesito,

viviendo una fe de teoría y no de vida,

no haciendo vida en tu palabra.

Ayúdame a encontrarte en la Oración.


Vamos a jugar

 

Pinta el dibujo

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo