Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

Ni está ni se le espera

Ni está, ni se le espera

4.30 de la mañana y ese maldito ruido de disparos de fondo. Gritos, coches, el silencio. Me duele el alma al pensar que al día siguiente aparecerá en forma de nota al pie en el Listin Diario y cómo tantos, pasaremos página. ¿Y la policía? Ni está, ni se le espera.

Un número más en las estadísticas de violencia y cohesión social del Banco Mundial. Violencia y cohesión social, curiosas palabras cuando nos acaban de meter el gol de otra guerra humanitaria, palabras que por sí mismas nunca podrían ir de la mano. De la cohesión mejor no hablar, manera diplomatique que usan los burócratas para definir una pirámide social latinoamericana que se degrada a una finísima copa de champagne dónde la base no puede llegar a lo alto. Ni está, ni se le espera.

La sociedad civil dominicana, se moviliza, como cada cuatro de mes para exigir el 4% del PIB para educación, exigiendo a los poderes públicos una opción por la educación de las oportunidades, la educación como derecho humano, la educación, en fin, como dignidad humana.

¿Y Jesús que pinta en todo esto? A veces pienso en Jesús como la música dominicana, está en todas partes, algunas veces fuerte, otras flojito y en otras te gustaría que no sonara para que todo fuera más fácil, pero siempre está ahí. Pero, como gritan las paredes de mi barrio “está, y se le espera”.

María Auxiliadora, barrio de mejoramiento social (Santo Domingo).

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo