Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

A cada cual su ombligo

En el fondo - dice Dios - he hecho bien al daros un ombligo a cada uno, porque es útil.

Es bastante útil que cada uno tenga su ombligo. En los momentos de desfallecimiento, de desánimo, en los momentos difíciles, tan sólo es necesario bajar los ojos, y ya no se ve nada más que el ombligo amigable, misterioso, fraternal

Sí - dice Dios - he hecho bien al daros a cada uno un ombligo.

Claro está que esto os impide muchas veces ver más allá. Miráis solo el vuestro, aunque siempre hay quien mira y ve algo más.

Al fin y al cabo, este ombligo os lo he dado yo. Pero aun así, en mi plan, no había previsto que se le diera tanta importancia...

Si lo volviera a hacer, lo pondría en medio de la frente. De este modo - dice Dios - tendríais que mirar los ombligos de los otros.

Y entonces - dice Dios - seria cuando os convenceríais al ver,
que hay ombligos negros,
ombligos de proletarios,
ombligos de solteros,
y quizás olvidaríais el vuestro,
vuestro ombligo de intimidad,
vuestro ombligo de fiesta bien preparada,
vuestro ombligo de caridad bien ordenada.

Pero - dice Dios - no es necesario hacerse demasiadas ilusiones, estáis muy acostumbrados a verlo dónde está; no es necesario cambiarlo todo, puesto que yo mismo he dicho que antes de mirar la paja del vecino es necesario pensar en la viga de uno mismo.

Y un ombligo - dice Dios - cuesta mucho tenerlo limpio.

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo