Unable to create /cache/mod_novasfh/sfh_56.xml configuration file.
Click here for more information.
Please update your Flash Player to view content.
Catalán

La pregunta que más me hacía antes de partir era ¿“qué puedo aportar?”

Mireia Anguita, a punto de regresar de un año de voluntariado en Benín

La pregunta que más me hacía antes de partir era ¿“qué  puedo aportar?”
Mireia Anguita, voluntaria de larga duración en Cotonú, Benin, nos explica en este texto sus impresiones a pocos días de su retorno a Barcelona:

Acercándose el momento de volver a Barcelona y dejar un montón de cosas aquí...

Con el tiempo, la vida aquí se ha convertido en mi día a día.

En Cotonú las monjas Salesianes tienen muchos proyectos en funcionamiento, y las voluntarias hemos podido participar en diferentes de ellos.

La pregunta que más me hacía antes de marchar era ¿“qué  puedo aportar?”.

He descubierto diferentes realidades y he conocido gente muy diferente, y maneras de hacer y pensar. Todos somos conscientes de que fuera de casa hay otros mundos, pero vivir cerca te  hace saberlo mucho más, aunque solamente vayas a parar a un pequeño punto del mundo. Abres los ojos, te empapas, y te dan ganas de conocer más y más y no conformarte con lo que ya has visto...

He vivido los mejores momentos del mundo con los niños (de los diferentes proyectos, pero también los niños que te cruzas cada día al mismo lugar)!

El tiempo aquí toma otra dimensión, y se encomienda la idea de vivir al día. Cambian los esquemas, y algo se remueve por dentro, como si todo se fuera recolocando, y las ideas fueran retomando un nuevo orden ...

He visto lo que sabía, pero no me podía imaginar hasta qué punto... por mucho que te lo expliquen, estar allí es diferente...

Sin duda está siendo una experiencia increíble e inolvidable. Y me sabe mal no saber como explicarlo, no poderlo transmitir. Ni las sonrisas de las fotos pueden explicar todos los sentimientos y sensaciones que hay detrás.

Además he tenido la suerte de compartirlo con dos voluntarias más (alemana y austríaca): los días, experiencias, intercambiar opiniones, hablar de todo, y convivir. Ha sido muy enriquecedor y una parte fundamental.

Después de estos meses aquí se me plantean un montón de preguntas e inquietudes... y sobre todo la idea de que esto no se acaba aquí, que es sólo el  inicio.

La primera pregunta no ha desaparecido nunca: ¿qué  hacemos aquí? ¿Qué podemos aportar? Y la única respuesta sigue siendo: principalmente carinyo... pero aquí y en todas partes.

¿No hacemos más mal que bien viniendo...? Creo que todo depende de nuestro comportamiento. Si venimos con los ojos abiertos y con ganas de colaborar, nos podemos dar a nosotros mismos y dar un golpe de mano a la gente que  trabaja.

Y la otra pregunta sería: ¿qué se  puede hacer para mejorar las condiciones de vida de gran parte de la población? ¿Qué  pueden hacer los países europeos? Y a estas preguntas no parece haber ninguna respuesta directa...

Infórmate

Hazte amigo nuestro en el

Síguenos en el

Seguir a webdepastoral en Twitter

Comparte este artículo